lunes, 16 de marzo de 2009

¡Diles que no me maten!

"Tu nuera y los nietos te extrañarán -iba diciéndole-. Te mirarán a la cara y creerán que no eres tú. Se les figurará que te ha comido el coyote cuando te vean con esa cara tan llena de boquetes por tanto tiro de gracia como te dieron." ¡Diles que no me maten! Juan Rulfo


Quisiera escribir sobre un hecho acontecido hace años un dia como hoy (16 de marzo) que dio lugar a lo que se ha conocido como el "caso Moro"

Aldo Moro Secretario del partido Demócrata Cristiano, varias veces presidente del Consejo de Ministros y ministro de Relaciones Exteriores, Aldo Moro fue uno de los padres de la nueva Constitución italiana(1946-1947).
Fue primer ministro de Italia en cinco ocasiones (1963-64, 1964-66, 1966-68, 1974-76 y 1976). Estudió Derecho, fue profesor en la Universidad de Bari y publicó varios libros sobre temas legales.. Después de la Segunda Guerra Mundial, tuvo varios puestos de importancia en la administración, antes de llegar a ser secretario de Democracia Cristiana en 1959. Tras su último mandato como primer ministro en 1976, siguió ejerciendo gran influencia desde la presidencia de Democracia Cristiana a la que accedió en ese mismo año. El 16 marzo de 1978, el mismo día de su investidura como presidente de la República, fue secuestrado por las Brigadas Rojas y a los dos meses fue hallado muerto en un callejón de Roma.
CRONOLOGIA DE UN SECUESTRO
16 de marzo de 1978. Aldo Moro es secuestrado en Roma por un comando de las Brigadas Rojas. Cinco de sus acompañantes son asesinados.

18 de marzo. Primer comunicado de las Brigadas Rojas reivindicando el secuestro. El comunicado va acompañado de una foto de Moro.

25 de marzo. Segundo comunicado de las Brigadas Rojas, en el que se anuncia que Moro será juzgado por un «tribunal del pueblo».

29 de marzo. Tercer comunicado de las Brigadas Rojas, acompañado de una carta manuscrita de Moro, donde se menciona la posibilidad de ser canjeado por los terroristas encarcelados en Turín.

30 de marzo. La Democracia Cristiana rechaza categóricamente cualquier tipo de negociación. Esta negativa es apoyada por los partidos, especialmente por el Partido Comunista.

4 de abril. Debate en el Parlamento, donde se confirma la negativa a cualquier clase de negociación. Cuarto comunicado de las Brigadas Rojas acompañado de otra carta de Moro, en la que pide un intercambio con los miembros de las Brigadas Rojas encarcelados en Turín.

8 de abril. Carta de Aldo Moro a su esposa. Se cree que contiene una petición desesperada de Moro. La autoridades guardan un silencio total sobre esta carta.

10 de abril. Quinto comunicado de las Brigadas Rojas, en el que se incluyen «revelaciones» hechas por Moro durante su «proceso» sobre política interior italiana.

15 de abril. Sexto comunicado de las Brigadas Rojas, en el que se comunica que el «proceso» de Aldo Moro ha finalizado y que éste ha sido condenado a muerte.

18 de abril. Una nota firmada por las Brigadas Rojas comunica que Moro ha sido ejecutado en forma de «suicidio» y que su cadáver se encuentra en el lago Duquesa, a unos cien kilómetros de Roma.

20 de abril. Nuevo mensaje de las Brigadas Rojas. En él se da al Gobierno un plazo de tres días para canjear a Moro por los «prisioneros comunistas». Pasado este plazo Moro será ejecutado. En este comunicado, número siete, se desmiente el mensaje del día 18 que anunciaba su «suicidio». Una segunda foto de Moro lo acompaña.

22 de abril. La dirección de la Democracia Cristiana, después de una reunión de siete horas, acuerda rechazar el ultimátum de las Brigadas Rojas. El mismo día, el papa Pablo VI implora a las Brigadas Rojas a través de la prensa que liberen a Moro. La Repubblica publica una carta enviada por Moro al presidente de la Democracia Cristiana, Benigno Zacagnini.

24 de abril. Las Brigadas Rojas envían su octavo comunicado en el que exigen la libertad de su líder Renato Curcio.

1 de mayo. Las Brigadas Rojas se comunican telefónicamente con la familia de Moro, amenazando con su ejecución si la Democracia Cristiana sigue negándose a negociar. La familia de Moro rompe con el partido.

2 de mayo. Los líderes de los partidos italianos se reúnen para buscar un compromiso sobre el caso.

5 de mayo. En su noveno comunicado las Brigadas Rojas anuncian su decisión de ejecutar la sentencia de muerte impuesta a Aldo Moro. Poco antes el Gobierno da a conocer su decisión de no negociar.

9 de mayo. Aparece en Roma el cadáver de Aldo Moro.
CRÓNICA DE UNA MUERTE ANUNCIADA
Moro fue secuestrado en via Fani (Roma) por las Brigadas Rojas, encabezados por Mario Moretti, después de asesinar a sus 5 escoltaS. Después de 55 días de secuestro Moro fue asesinado cerca de Roma el 9 de mayo. Su cuerpo fue encontrado ese mismo día en un coche aparcado. Moro fue secuestrado cuando iba de camino a una sesión del congreso italiano en la que se iba a informar y a votar una moción de confianza de esta cámara sobre el nuevo gobierno encabezado por Giulio Andreotti, por primera vez con el apoyo del Partido Comunista Italiano. Era la primera vez que se ponía en práctica el llamado Compromesso storico.(compromiso histórico)

En este lapso de tiempo que duró su cautiverio Moro escribió bastantes cartas a los principales líderes de la Democracia Cristiana y al Papa Pablo VI (quien después celebraría su funeral). En estas cartas Moro abogaba por que el objetivo fundamental del estado debía ser salvar vidas humanas, razón por la cual el gobierno debería acceder a las demandas de los terroristas. La mayoría de los líderes cristianodemócratas argumentaron que estas cartas no mostraban más que la voluntad secuestrada de Moro, y rechazaron iniciar cualquier negociación, a pesar de las peticiones de la familia de Aldo Moro. En sus peticiones a los terroristas, el Papa Pablo VI les pidió que liberasen incondicionalmente a Moro.

El cuerpo de este político italiano fue abandonado por los terroristas en el maletero de un coche en la Via Caetani, un lugar entre las oficinas de la Democracia Cristiana y el Partido Comunista Italiano, como un reto cargado de simbolismo hacia la clase política y hacia la misma policía, que había mantenido a la nación entera y a Roma en particular bajo una estricta vigilancia.

CONSPIRACION EN LA SOMBRA
Algunos investigadores sugieren que el asesinato de Moro podría haber sido orquestado por la masonería italiana, en concreto por la logia, P2, y también que las Brigadas Rojas estaban profundamente infiltradas por elementos de la CIA estadounidense. Muchas de estas teorías suponen que el esfuerzo hecho por Moro para admitir a miembros del PCI en una coalición gubernamental habían disgustado profundamente a los Estados Unidos.La viuda de Moro posteriormente narró un encuentro con Henry Kissinger y un oficial de inteligencia americano que les advirtió sobre su estrategia de introducir al Partido Comunista en el gabinete, con la amenaza: "Debe abandonar su política de colaboración con todas las fuerzas políticas de su país... o lo pagará caro." Según su mujer Moro quedó tan conmocionado por la amenaza que llegó a enfermar, pensando incluso en retirarse de la política.
Durante su secuestro se hizo numerosas acciones encaminadas a su liberación pero ninguna de ella tuvo éxito:
-la noche del 8 al 9 de mayo de 1978, un avión del Simsi (Servicios Secretos Militares Italianos) esperaba en la pista del aeropuerto de Beirut la señal para poner en marcha la entrega de varios presos de las Brigadas Rojas a un país árabe sin especificar. En el avión, estaban el coronel Stefano Giavannone, hombre cercano a Aldo Moro, y algunos miembros del Frente de Liberación de Palestina. La operación fue abortada porque se fue de la lengua uno de los mandos políticos de la OLP, Bassam Abu Sharif.
-Romano Prodi participó en una sesión de espiritismo para intentar averiguar dónde estaba secuestrado Aldo Moro. Les salió una palabra, Gradoli, y Prodi la comunicó a la Policía, que registró de arriba a abajo un pueblo cercano a Roma con ese nombre. Dos días después descubrieron que en la capital también había una calle Gradoli.
Y efectivamente allí se ocultaba el comando de las Brigadas Rojas con Moro, pero había huido al ver en la tele la operación de Gradoli, el pueblo, y comprender que la Policía tenía la pista buena. ¿Cómo la supo Prodi? Siempre ha mantenido que se la dijo un espíritu.

CONCLUSIONES
En esos años Aldo Moro se habia convertido en una persona muy molesta para todos los ámbitos politicos y el secuestro se vio como la oportunidad de quitarselo de en medio de una vez por todas.Todos los intentos de liberarlo fueron uno a uno desbaratados, se indicaba a los secuestradores claramente que debían de matarlo.
Como el caso de Gradoli cuando se hizo notable que se sabia de manera abierta donde estaba escondido(calle Gradoli)se mandó una gran operación al pueblo de Gradoli con gran parafernalia de medios de comunicación para mandar el aviso a los secuestradores.O el envio de la falsa carta anunciado su muerte.
Pero no solo desde el poder institucional tambien organizaciones como la OLP puso su granito de arena a desmontar un posible canje de rehenes.Nadie lo queria vivo, mientras el pobre secuestrado y sus secuestradores hacían lo posible por su causa escribiendo cartas y comunicados.Ni su propio partido, todo poder(oscuro, politico, mafioso,terrorista,etc..) en Italia estaba en contra de él hasta el partido comunista el origen de su caida en desgracia(por intentar el "compromiso histórico") renunció a él.Lo más triste es que Aldo lo sabía desde el sitio donde lo retenían, fue un calvario de 55 dias donde nadie pudo impedirlo ni siquiera sus secuestradores.

“Tras la autopsia del cadáver de Moro, practicada ayer en Roma, se ha podido establecer que el dirigente demócrata-cristiano murió a consecuencia de once disparos, hechos con una metralleta checoslovaca y un arma corta a cuatro metros de distancia." (El País, 11/05/1978 )

2 comentarios:

JUAN EME dijo...

En la pelicula italiana Buenos días, noche, se ve clara esta agonía de Moro y esa indiferencia política hacia el destino del dirigente democratacristiano. no se profundiza en la posible conspiración, porque lo que analiza en sí es el sinsentido de la lucha armada. si los etarras vieran esta película, si sintieran empatía por la vida humana.. muy triste.

AGAF dijo...

Vi esa peli y me gusto mucho, sobretodo la escena en que se imagina que Aldo es liberado en plena calle.
El cine italiano vuelve a sacar sus fantasmas en peliculas como esa o como Romanzo Criminale o El divo.Un saludo Juan M.