miércoles, 22 de diciembre de 2004

historia: las armas de la revolución (I),el Cóctel Molotov

Las armas que podemos definir como revolucionarias han sido siempre el fusil ak y el barato y casaro coctel molotov.Pero antes de que el ejercito sovietico, que las guerrillas marxista o que otro grupo insurgente lo utilizara, dichas armas no fueron empleadas contra la tirania capitalista o contra un gobierno opresor no comunista sino todo lo contrario fueron inventadas para combatir expresamente al ejército soviético, de hecho su nacimiento fue prospiciado por gobiernos anti-comunista o facistas



EL COCTEL MOLOTOV

Para explicar su origen nos remontamos a la proclamación de la independencia de Finlandia el 6 de diciembre de 1917.Al principio, Lenin y Trotsky apoyaron la independencia con la esperanza de que los obreros finlandeses se unieran a la revolución, y tras ellos los suecos, los noruegos, los daneses, los alemanes...
Pero en los turbulentos años 30, Finlandia iba a convertirse en víctima propiciatoria: las democracias occidentales permitirían a la Unión Soviética su intervención militar en el país nórdico si se detectara en su gobierno sectores pro-alemanes. Con la firma del Pacto nazi-soviético -firmado por Molotov por parte rusa-(23 de agosto de 1939), las presiones rusas se redoblaron: Al fin y al cabo, y en virtud a dicho pacto, Alemania, además de repartirse Polonia con la Unión Soviética, dejaba Finlandia y los países bálticos bajo la esfera de influencia rusa, a cambio de que el Kremlin no moviera un dedo en el enfrentamiento que estallaría con las potencias occidentales. Dicho y hecho: el 1 de septiembre de 1939, Polonia era invadida y repartida; El 28 de septiembre Estonia era sometida, siguiéndole Letonia, el 5 de octubre, y Lituania, el 11 del mismo mes. Ahora, sólo quedaba Finlandia.

El 15 de octubre de 1939 se retomaban las negociaciones, unas negociaciones en las que el Kremlin planteaba unas reivindicaciones territoriales que suponían el práctico sometimiento de Finlandia a la URSS, lo cual fue rechazado con mucho tacto y prudencia por parte del gobierno finlandés, el cual deseaba a toda costa mantener su soberanía e independencia en unos tiempos de graves convulsiones internacionales. Molotov(ministro ruso de exteriores) expreso ante el Soviet Supremo que la posicion finlandesa estaba soportada por presiones de paises extraños, esto enardecio a la opinion publica finesa, por ello cuando el 3 de Noviembre se iniciaron las nuevas conversaciones, el animo estaba caldeado y pronto se llego al punto de no retorno; Molotov expreso: " Nosotros los civiles, no tenemos nada mas que decir sobre este asunto, ahora lo toca a los militares" Como los finlandeses no se doblegaran a las inaceptables presiones soviéticas, éstos llegaron a preguntar a los legados fineses, con un cruel cinismo, si es que querían provocar una guerra.
El gobierno finlandés todavía creía que podía llegar a un acuerdo y evitar la guerra, pero era la guerra lo que precisamente los soviéticos buscaban: tras instigar a la población rusa en contra de los finlandeses con falsedades e insidias de todo tipo, y provocar, sin éxito, al gobierno finés, por ejemplo, con continuas violaciones del espacio aéreo, los soviéticos prepararon la llamada «farsa de Mainila»: acusaban a los finlandeses de haber disparado con artillería contra un poblado ruso provocando varias víctimas.
Helsinki negó la acusación; de hecho, Mannerheim había retirado mucho antes la artillería de la zona, conociendo de las invectivas soviéticas, para evitar tales acusaciones. El gobierno finlandés se ofreció a seguir dialogando, a crear una comisión mixta para investigar el incidente, e incluso a retirar de la frontera las tropas que quedaban como signo de buena voluntad, pero los soviéticos lo tenían todo preparado para iniciar la guerra: El día 29 de noviembre de 1939, a pesar de que ese mismo día se habían reiterado propuestas de diálogo, la Unión Soviética lanzó un ataque total por tierra, mar y aire. Comenzaba la llamada Guerra de Invierno.


“Esa mañana, bombarderos rusos con base en Estonia se lanzaron en picado sobre Helsinki y otras ciudades, sobre las que arrojaron su carga de bombas. Según la radio soviética, los informes finlandeses sobre las incursiones aéreas eran pura fantasía, pues los aviones rusos se habían limitado a lanzar pan sobre la población hambrienta de Helsinki. A partir de entonces los finlandeses se referían a las bombas de la aviación soviética llamándolas «cestos de pan de Molotov»”

Con este optimismo y humor, - en esta guerra se acuña el nombre de cóctel molotov, que los resistentes del país de los mil lagos, con escasos medios, idearon para combatir, con mucho éxito y valentía, a los tanques soviéticos -, afrontaron los finlandeses, como señalamos antes, una de las mayores y más increíbles gestas europeas.

Las democracias occidentales, aunque condenaron la invasión y consiguieron la expulsión de la Unión soviética de la Sociedad de Naciones, no movieron un dedo por ayudar a Finlandia; sólo Suecia ayudó activamente a todos los niveles, incluso facilitando el tránsito de voluntarios suecos y americano-fineses. En esta ocasión los finlandeses de izquierda, desengañados y sabedores de lo que era el comunismo y llevados del espíritu nacional, se unieron al combate contra la invasión bolchevique.Finlandia no tuvo mas remedio q capitular y cedio extensos territorios a la URSS.

Pero para la URSS el precio de la guerra fue elevado. Las cifras sovieticas hablan de 48.000 muertos, 158.000 heridos, pero segun Mannerheim(mariscal finlandes), los rusos muertos fueron 200.000. El Ejercito rojo sufrio graves perdidas en carros de combate y aviones, ademas se descartaba que Finlandia aprovecharia cualquier ocasion para atacar nuevamente a la URSS, como posteriormente se vio cuando Alemania inicio la Operacion Barbarroja . Finlandia por su parte tuvo 25.000 muertos y 45.000 heridos, sobre efectivos totales de 200.000 hombres, por esto aprendida la leccion, en 1941 contaba con 16 divisiones debidamente preparadas para operaciones ofensivas y defensivas.

A mediados de 1942, Hitler despachó 1 millón 500 mil soldados para conquistar los campos petroleros del Cáucaso y ordenó conquistar primero la ciudad de Stalingrado. El 23 de agosto, las divisiones germanas, al mando del general Friedrich von Paulus, cruzaron el Volga; la aviación soltó miles de bombas sobre la ciudad, al tiempo que las divisiones Panzer y la infantería avanzaron sobre Stalingrado.
Stalin y el alto mando militar soviético, después de una retirada por el río Don, decidieron confrontar a los invasores en Stalingrado; llevaron a sus "cuadros" más resueltos y convirtieron "conscientemente la ciudad en el mayor desafío político y militar posible para el wehrmacht (ejército alemán)", escribió el historiador S.J. Leonard. Al lado de los soldados rojos, lucharon obreros, veteranos de la Revolución de Octubre, trabajadores de las acerías, ferrocarriles y astilleros, ingenieros de tractores, barqueros del Volga, además de muchas mujeres. La población recogió cultivos y cavó trincheras antitanques.

La consigna de Stalin y el pueblo ruso era: "¡Stalingrado será la tumba del hitlerismo!". El sitio a la ciudad se prolongó por varios meses, pero la resistencia, que incluía armas ligeras como granadas, cocteles molotov y metralletas, además de la lucha cuerpo a cuerpo, exasperaba a los alemanes. Los rusos también incrementaron la guerra urbana, mediante la cual las cosas se resolvían no por la fuerza, sino por la habilidad, la ingeniosidad y la rapidez, tal como lo describió Chuikov, comandante del 62 ejército soviético.

Luego se hizo famoso el término de coctel molotov en numerosos conflictos casi siempre utilizados por grupo marxista e insurgentes con escasos medios militares contra la supremacia de ejercitos preparados .Casi siempre se suele tomar como explicacion del nacimiento del coctel molotov la historia del cerco a Stalingrado y como un simbolo de respeto el que se tomara el nombre del ministro ruso de exteriores (Molotov) cuando es todo lo contrario mas bien un insulto cinico del pueblo finlandes contra uno de los que propiciaron la invansion de Finlandia y cuya arma tanto estrago infligieron a las tropas rusas.