miércoles, 15 de octubre de 2014

Annabelle :la muñeca original- disturbios en Francia



La pelicula Annabelle ambientada en la California de los setentas, la cinta dirigida por John Leonetti presenta a Mia y John, una joven pareja de recién casados interpretados por Annabelle Wallis y Ward Horton, quienes se asientan en una pequeña casa en Santa Mónica.

Poco después de quedar embarazada, Mia recibe a Annabelle como regalo de su marido para su creciente colección de muñecas. Sin embargo, después de ser víctima de un ataque en su casa, la pareja se muda, pero cosas extrañas comienzan a suceder cuando algo oscuro los sigue y persigue a su hija.

“Se recreó en los años setentas, un momento en que las películas de este género eran respetadas”, dice Wallis. “Creo que el elemento de verdad y que se derive de acontecimientos reales… creas o no en lo oculto, se documentó con cosas que pasaron”.





Precuela de Expediente Warren



Los Warren (Lorraine y Ed) son famosos por investigar lo paranormal y han estudiado acontecimientos representados en varias películas de horror.Lorraine supo de Annabelle en los setentas, al ser contactada por dos estudiantes de enfermería y su amigo. Los jóvenes afirmaron que eran perseguidos por una muñeca poseída que, misteriosamente, deambulaba por su apartamento.

La historia también narra que la muñeca escribía mensajes pidiendo ayuda con la letra de niño en papel de pergamino que dejaba en diferentes sitios de la casa, aunque las jóvenes que vivían allí no tenían este material. Las cosas, dice Lorraine, se volvieron más extrañas cuando Annabelle empezó a sangrar.

Lorraine y su esposo, Ed, no estuvieron de acuerdo con la teoría del psíquico, pero creían que la muñeca sí estaba poseída por un espíritu demoníaco.






Según Warren, el director de El Experimento Warren decidió cambiar la apariencia de la muñeca de trapo por tratarse de una marca registrada. Pero la mujer asegura que le gusta la muñeca espeluznante y se alegra de que la película no haga que las muñecas de trapo espanten a los niños.


Pero los jóvenes se dieron cuenta de que la muñeca de trapo era peligrosa cuando trató de estrangular a su amigo Lou mientras este dormía, dice Lorraine: “Pensó que estaba teniendo una pesadilla, pero se despertó con marcas de garras en el pecho”.

Los Warren concluyeron que “un espíritu demoníaco no humano” estaba dentro de la muñeca y buscaba una persona para hospedarse.a pareja le pidió a un sacerdote que rezara “una bendición de exorcismo” para “limpiar el apartamento” y se llevaron la muñeca de trapo cuando se fueron. Ellos creen que el espíritu demoníaco aún la posee y es responsable de al menos una muerte.



Un Museo del horror

“Los Warren tenían una urna especial para Annabelle en el interior del Museo de lo Oculto, donde reside en la actualidad. Aunque la muñeca ya no parecía moverse, se cree que es responsable de la muerte de un muchacho que llegó al museo en moto con su novia. El joven, después de escuchar el relato de Ed sobre la muñeca, subió y comenzó a golpear la urna de forma desafiante insistiendo en que, si la muñeca puede arañar a la gente, él también quería ser rayado. Luego, camino a su casa, el muchacho y su novia reían y se burlaban de la muñeca, cuando perdió el control de la moto y se fue de frente contra un árbol. El joven murió en el acto, pero su novia sobrevivió y estuvo hospitalizado por más de un año”.

Warren aún tiene a Annabelle en su poder y explicó la razón.
“Sería muy imprudente de mi parte deshacerme de ella –dijo Lorraine–. Como se explica en Experimento Warren, deshacerse de la muñeca sólo sería deshacerse del envase, no del mal que reside adentro. Por lo menos, ahí quieta, sabemos dónde está. No está por el mundo causando daño a los demás. Tenemos a un sacerdote católico que realiza una oración alrededor de la muñeca que actúa como un ‘bloqueo’”.


NUEVO NUEVO : DISTURBIOS EN FRANCIA

La muñeca diabólica ha sembrado el pánico en las salas francesas, aunque nadie entienda exactamente por qué. Distintos cines de ciudades como Marsella, Lyon, Estrasburgo, Toulouse y Montpellier decidieron ayer desprogramar "por motivos de seguridad" sus pases de Annabelle, película de terror estrenada el miércoles pasado en territorio francés con un éxito furibundo. En solo una semana, cerca de medio millón de personas ya han ido a ver la película, que acaricia el resultado de Perdida, lo nuevo de David Fincher, pese a proyectarse en la mitad de salas y no contar con ninguna estrella. 
 Entre sus espectadores se encuentran hordas de adolescentes, que en los últimos días han protagonizado numerosos disturbios de perfil violento. A los habituales gritos provocados por el miedo, se han sumado en este caso lluvias de palomitas, butacas deterioradas, peleas en el interior de la sala, insultos, escupitajos e incluso orina. Sus responsables serían “jóvenes histéricos e incontrolables”, según ha explicado Frédéric Perrin, director de un cine marsellés que apostó ayer por retirar la película. Annabelle, que ha contado con una intensiva campaña de publicidad en las radios para adolescentes, ha terminado siendo víctima de su éxito. “Los incidentes proceden de un público de 12 a 14 años que se reúne en masa, aunque no para ver la película, sino solo para armar jaleo", explicó ayer la cadena UGC, que ha desprogramado la película en distintas ciudades francesas. A través de las redes sociales, grupos de adolescentes se daban cita en un cine determinado y, una vez dentro, empezaban la fiesta. En los cines UGC de Estrasburgo, un cartel anunciaba ayer la interrupción de las sesiones de Annabelle: “Por motivo de incidentes, la película no será proyectada en nuestro cine hasta nuevo orden. Gracias por su comprensión”.
En Marsella, la policía tuvoque intervenir en varias proyecciones para interrumpir las peleas. El director del cine Les 3 Palmes, Didier Tarizzo, asegura no haber visto nunca algo parecido. “Hemos tenido fenómenos similares, pero nada de esta amplitud. Es fácil pedir a 10 o 15 jóvenes que arman lío que salgan de la sala, pero es más difícil cuando son centenares”, explicó ayer.

 En las últimas horas, los medios franceses se han obsesionado en la búsqueda de una explicación que valga, recurriendo incluso a eminencias en paidopsiquiatría. “Para el adolescente, de naturaleza inquieta y que vive dentro de un cuerpo en transformación, el cine de terror funciona como un espejo. Ve en él sus propias angustias. Y, en el caso de Annabelle, es libre de expresar sus emociones, porque está rodeado de semejantes que no le juzgan”, explicó el psiquiatra Stéphane Clerget a la emisora Europe 1. Otro experto en psiquiatría adolescente, Azzedine Menia, hablaba ayer en Le Figaro de “mimetismo y psicología de masas”. Es decir, que uno empieza y los demás siguen, hasta convertirse en centenares. Tan fácil como eso. fuentes

Diario Semana